EL PRIMER PICASSO: EL PABLO DE MÁLAGA

 Picasso está considerado uno de los mayores artistas del siglo XX, ejercieron gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo.

Actualmente sus obras están presentes en museos y colecciones privadas de todo el mundo, pero todavía se sabe poco del joven malagueño y sus primeros lienzos.

"El viejo pescador" 1895
Un artista precoz e inquieto

El universo creador de Picasso ya se empieza a construir desde su infancia y en su obra de la primera época.

A los 9 o 10 años ya llamaba la atención lo que hacía. Se atisbaban las maneras de niño prodigio que precedieron a su explosión como genio moderno, aunque durante sus inicios no dejó de ver la pintura como un juego.

Aquella Málaga de la época en que Picasso nació estaba plagada de buenos pintores, como aquellos que formaban parte de la pandilla alegre y bohemia de su padre, el artista y profesor de dibujo José Ruiz Blasco (Málaga, 1838– Barcelona, 1913). Así, creció al lado de importantes creadores del XIX como José Denis Belgrano, Antonio Muñoz Degrain o Joaquín Martínez de la Vega (dedicó de adolescente 'El viejo de la manta' a Antonio Muñoz Degrain y copió Crepúsculo en el puerto de Málaga, de Emilio Ocón y Rivas).

"Retrato de la tía Pepa"
Su padre, pues, fue determinante para su aprendizaje de infancia, aunque la pintura de su primer maestro pasó sin pena ni gloria.

Sus biógrafos cuentas que por aquel entonces, el mecenas que le daba dinero para que siguiera pintando era su tío Salvador. En aquella primera etapa sus motivos eran los naufragios, los gitanos o tipos peculiares como el cenachero.

Entre estas obras del Picasso adolescente hay piezas emblemáticas como el 'Viejo pescador'. de la que se dice que fue realizada en Málaga en el verano de 1895, cuando su autor aún no contaba con 14 años y tomó como modelo a un pescador apellidado Salmerón. Sin embargo, otros especialistas apuestan porque la confeccionase en La Coruña, ya que no aparece reflejada ni la fecha ni su firma.

Las bailaoras de folclore y las corridas de toros, a las que le llevaba su padre en La Malagueta, son las obras más representativas de un Picasso veinteañero. Un ejemplo de estas es Bailarina (1901) que ilustra su paso desde una pintura más decimonónica, influenciada por su progenitor, a otras creaciones más modernas influidas por los artistas que frecuentaban Els Quatre Gats barcelonés.

"Ciencia y caridad"
Si bien es verdad que a partir de aquí su pintura discurrirá por otros derroteros, en su etapa de madurez, en la recta final de su existencia, volverá a rememorar la imborrable huella que dejó en su memoria la gente de la ciudad en la que transcurrió su niñez.

La importancia de su padre

José Ruiz Blasco nunca llegó a vivir del arte pues sus obras  no alcanzaron la importancia de sus compañeros de generación. Estaba considerado, eso si,  un excelente profesor de dibujo, y como tal puede entenderse una influencia indispensable en la obra de su hijo. 

Madre de Picasso 1896
No sólo eso. También se dice que puede considerarse el artífice de la famosa paloma picassiana por su costumbre de pintar bodegones y palomas.El joven Pablo se familiarizó con el dibujo de estas aves tapando las carencias de su progenitor y dibujando los detalles de las patas a los que no llegaba la vista de su padre.

Las penurias económicas que atravesaba la familia Ruiz Picasso en Málaga les obligaron a trasladarse en 1891 a La Coruña para que José pudiera seguir dando clases de dibujo.

Ya a esas alturas, en el joven Pablo, de diez años, se vislumbraba a un niño superdotado y rebelde.
Sus biógrafos dicen que se portaba mal conscientemente en la Escuela de Bellas Artes de La Coruña, donde él acudía como alumno y su padre como profesor,  para que lo castigaran y lo enviaran a un cuartito en el que le encantaba pasar horas y horas dibujando en soledad. Sin embargo, completó todas las asignaturas con sobresaliente.

"La primera comunión" 1895
La evidencia del genio artístico de Pablo no pasó inadvertid0 para nadie, y menos para su padre que incluso llegó a prestarle su propio estudio para que pintara sus óleos o le buscaba en las calles coruñesas viejos mendigos y jovencitas para que posaran para su hijo.

Posteriormente, la familia se trasladaría a Barcelona, pero, a pesar de que el ya veinteañero Pablo reivindicaba su independencia, José Ruiz Blasco no dejó de supervisar su formación.

Picasso terminó yéndose a París, pero nunca dejó de visitar a su padre que fijó su residencia en la Ciudad Condal, donde falleció años después.

Que se sepa, José Ruiz nunca pintó a su hijo, pero su hijo si retrató con mucha asiduidad a su padre a lo largo de su dilatada carrera. Aquel hombre escuálido y barbudo siempre estuvo presente en su obra. Picasso llegó a manifestar sobre el asunto que todos los hombres a los que dibujaba los veía más o menos con sus rasgos.

"Crepúsculo en el puerto de Málaga" 1889
Primeras obras

Durante el invierno de 1895 realizó su primer gran lienzo académico, La primera comunión (Museo Picasso, Barcelona). 

Las consecuencias de la Guerra de Cuba, soldados enfermos y heridos, y la miseria reinante en los barrios bajos de Barcelona crearon un caldo de cultivo de violencia social que sin duda marcó la sensibilidad de Picasso, y que plasmó en ciertos dibujos realizados entre 1897 y 1901 como “El prisionero” o “Un miting anarquista”. 

Retrato de su padre 1896

Después vendría el que se conoce como período azul de Picasso (nombre proviene del color que domina la gama cromática de las pinturas) que discurre aproximadamente entre 1901 hasta 1904, y tiene su origen en el suicidio de su amigo Carlos Casagemas el 17 de febrero de 1901, que lo dejó lleno de dolor y tristeza. Este hecho motivó que pintara el cuadro que llamó “El entierro de Casagemas, cuadro alegórico que empezaba a mostrar su paso al período azul.

En abril de 1904 Picasso se instaló en París, donde empezará otra nueva singladura. Participó en la génesis de muchos movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo. 

Fue incansablemente prolífico, pintó más de dos mil obras que hoy están presentes en museos y colecciones privadas de todo el mundo. 

Además de la pintura, abordó géneros como el dibujo, el grabado, la ilustración de libros, la escultura, la cerámica y el diseño de escenografía y vestuario para montajes teatrales. 

A raíz de ahí, Picasso será considerado uno de los mayores artistas del siglo XX. 

Entradas populares de este blog

¿QUIÉN FUE EN REALIDAD “LA MAJA DESNUDA” DE GOYA?

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES

EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX: LAS VANGUARDIAS